De costumbres épicas

De costumbres épicas

No se me ocurre algo que me emocione más, o al menos tan inmediatamente, tan espontáneamente, que la épica deportiva. Cuando era chiquito leí, en un cuaderno lleno de recortes de Ferro que mi viejo había ido pegando a lo largo de décadas, un artículo de El Gráfico...