Vuelve a la casilla de salida

Melena

Cómo en el “Juego de la Oca” (para los “millenials” un juego de tablero y dados, dónde uno avanzaba según lo que sacaba y caía en casilleros que decían lo que tenía que hacer) Ferro cada partido cae en el casillero “Vuelve al inicio”. Lo peor es que uno a esta altura sospecha que jamás, en lo que va del torneo, salimos de ese casillero. Ya a esta altura analizar si el rival es bueno o malo no tiene el más mínimo sentido. Todos han demostrado que pueden ganar o perder con cualquiera y que todo son, en líneas generales, de horribles para abajo. Lo que si debemos decir es que, jugando contra quienes hemos jugado, hemos repetido los mismo errores y hemos tenido las mismas falencias. Y eso es por lo menos preocupante. Salimos con Miño al arco, línea de cinco con Grana, Díaz, Arena, Tarón y Alvarez. Tres en el medio con Román, López y Mosca. Arriba Ruiz Gómez y Marquez. Mitre con 11 Bartolos…me Analizar el partido cronológicamente es casi innecesario. Nada cambió de antes y pareciera que nada va a cambiar a futuro. Lo único para señalar, quizás, sea el cambio de nombres al que el Técnico echó mano y que quizás, difícil saberlo, si lo hizo por convencimiento, por la presión de lo obviedad o ambas. En este caso los tres centrales son, para quien esto escribe, los más capacitados para hacerlo. Que Román estuviera de entrada, también suena a gesto condescendiente más que a convicción. Quedará en un mínimo haber que, por momentos, Ferro fue un poco más que un paupérrimo rival. Algún que otro juego asociado y no mucho más. Lo inconcebible es que, en el debe, sigue estando y ya en números rojos, los mismos errores de siempre. Es cierto que hay problemas tácticos pero también hay errores e imprecisiones de los protagonistas que, en definitiva, son los encargados de llevar el juego adelante. Ferro es, desde la primera fecha, un equipo ancho si, pero largo e inconexo. Que no sorprende ni desequilibra al momento de atacar y que, aún con la línea de cinco, sufre cuándo lo atacan por las bandas y que retrocede desordenado y mal. Con un mediocampo que depende de lo que haga Mosca o de lo que haga López, pero que no genera juego. Que obliga a Márquez a retroceder a buscar la pelota a que Román de juegue la patriada en los mano a mano y que no tiene sorpresa por las puntas. El primer tiempo es un espanto, dónde pateamos una sola vez al arco y ellos ninguna. En el segundo, se ve un poquito de mejora. Mosca se encarga del traslado los de la banda se cambian de perfil, López queda para la larga y así llega el gol. Lindo pase en profundo del ex Racing, buen control de Ruiz Gómez y mejor definición. Pero todo dura poco. El DT manda a Murillo por Román, pasa a un 5-4-1 que no se entiende si era la mejor opción. Resignamos la pelota en una intención de salir rápido, pero no tenemos con que. Mitre no crea mucho y el empate solo puede venir de una pelota parada y con un gol de otro partido en un tiro libre que uno de ellos ejecuta con una precisión que no se había visto en todo el partido. Entra Enzo Díaz y Moreyra por Márquez y Alvarez, pero quedan 5 minutos y mucho no van a poder hacer. Asprea y Pardo por Mosca y Díaz (sumando una nueva lesión) El empate es un castigo para los dos. Por lo hecho en el partido ninguno merecía más que el punto que se llevan. Cada partido es empezar de nuevo, cómo si no hubieran pasado 6 fechas. Sin ideas, sumergidos en el fondo de la tabla y quizás lo peor, sin ver ninguna mejoría. Lo único a favor de este proceso es la eternidad que dura este torneo. Pero aún así es menester empezar a recibir señales que el rumbo cambia o por lo menos se dirige hacia algún lado

Seguí leyendo

Sin Comentarios

Sin Comentarios

Si verdolaga, sin comentarios. Para qué llenar el espacio de palabras y explicaciones sobre fútbol cuándo con tres datos, aquellos que siguen el fútbol y aun los que no lo haceny, se van a dar una...

Cerveza Fría

Cerveza Fría

Si verdolaga, cerveza fría es lo que vimos este domingo. Por un lado porque la victoria nos dio el placer similar de tomar esa bebida y porque Quilmes, todos sabemos, tiene una cierta frescura en su...

Sirve Igual

Sirve Igual

Si verdolaga, tembién sirve ganar así. No siempre desde ya, pero ganar partidos dónde jugaste realmente mal, que el resultado era un 0-0 clavado. Ganar esos partidos suman en lo anímico, porque si...