Ver a Futuro

Melena

Es extraño que, al final de un partido dónde Ferro gana y con justicia 3-0 uno se vaya del estadio pensando más en lo que hay que mejorar, que en lo bueno que se vio.

Porque es cierto que Villa Dálmine parece un equipo condenado a la B Metro y justamente por ello la goleada sería lógica. Pero pensando en lo que viene, cinco fechas en dónde jugamos con los tres puestos de arriba y un rival directo (Mitre) es que  uno se preocupa más por lo que no funcionó que por lo que sí, porque lo que funcionó, por ejemplo el cambio de dibujo táctico pasando del 4-4-2 a un 4-3-3, en el primer tiempo, hasta el gol, no había funcionado muy aceitado y algunas desinteligencias en el fondo o perdidas de pelotas, contra los rivales que se vienen, pueden ser fatales.

Salimos con Jatchfe al arco, línea de cuatro con Grana, Arena, Alvarado y Rodríguez. Tres en el medio con Vázquez, Erbes y Mosca. Arriba Palacio, Herrera y Nuñez.

Juro que cuándo quise dar la formación de Dálmine, me acordé que es un club “cangrejo” y me fui para atrás.

Uno supone que el planteo se debió a que se evaluó que Dalmine no iba a dar mucha “lucha” en el medio y se armó un medio campo más de creación que de contención, con Erbes que por momentos se paraba delante de la línea de cuatro y con Mosca, siendo una especie de enlace.

Palacio y Nuñez abiertos por la bandas buscaban la sociedad con Herrera, o metían diagonales cuándo subían Grana y Rodríguez y Vázquez se encargaba de la contención, pero también se sumaba a Mosca en la creación.

No creó mucho riesgo en el primer tiempo, Dálmine cerrado atrás y ordenado en los relevos, no daba espacios y Ferro no los construía y aún así, cuándo los violetas se animaban llegaban al área nuestra, dónde tampoco generaban mucho.

Sale Nuñez, por lesión y entra Retamar, pero el asunto no cambia mucho

Era cuestión de que llegara el gol, pero esto tenía que suceder de un error de ellos o de un acierto nuestro y ambas condiciones sucedieron. Buena habilitación de Vázquez para Mosca, que llegando por derecha solo la baja al medio de cabeza, los centrales lo pierden a Herrera y de “palomita” el nueve pone el 1-0.

Se terminaba el primer tiempo y el gol llegaba en el momento exacto cómo para pensar un segundo tiempo con más espacios. Encima de entrada les hacemos el segundo, bah se lo hacen ellos en contra, parece que la costumbre de ir para atrás se les pegó fuerte a estos muchachos y daba toda la sensación de partido terminado.

Ahí se vio lo mejor de Ferro, Mosca que durante el partido había alternado buenas con malas, tuvo más espacios y empezó a manejar los tiempos del partido, pero o vamos más rápido de lo que la jugada pide o nos falla la precisión en el último pase y esto es uno de los puntos a corregir si queremos pelear, porque Dalmine te regala varias oportunidades, pero si vas ganando contra los rivales que vienen, no podes desperdiciar, no ya situaciones de gol, sino posibles contras a favor.

Y por el otro, con todas las limitaciones del equipo de Campana, nos llegaron y hasta pudieron haber descontado, pero más por errores o desatenciones propias que por méritos de ellos.

Pero también queda claro que, cuándo Ferro logra conectar y generar fútbol, es de los que mejores lo hace en el campeonato…pero poco.

Porque el pase de Campos (ingresó por Palacio) luego de sacarse dos rivales en una baldosa, entre líneas para Retamar, que había picado en el momento justo y con la claridad para tirar la pelota al medio a la llegada de Colombini (reemplazó a Herrera) y que este defina solo frente al arco, son los momentos que Ferro nos ha dado en el campeonato y que ilusionan. Son en cuentagotas, pero están y uno piensa que se puede jugar así.

El 3-0 en definitiva es justo y sirve para descomprimir el clima que las dos derrotas podían generar.

Si bien quedan varias fechas, las próximas 5 (Maipú allá, Independiente acá, Chaco allá, Mitre en Caballito y finalmente Chaca en San Martín) son decisivas para ver que puede pasar a futuro.

Seguí leyendo

«Viola» dor del reglamento

«Viola» dor del reglamento

Permitime verdolaga ser un poco “Cabeza de termo” y empezar este comentario con una “termeada. Después hablamos de fútbol, pero me tengo que sacar lo que tengo atragantado. Te pregunto ¡¿Cuándo...

Sorpresivo

Sorpresivo

Realmente una sorpresa, porque seamos realista, el panorama no era muy alentador. Dos pobres partidos en la previa, con más dudas que certezas y enfrente un equipo que había ganado los dos partidos...

Sobre Llovido Mojado

Sobre Llovido Mojado

Nadie dijo que iba a ser fácil. Nunca lo fue ni lo será, hasta diría que perder los dos primeros partidos, si bien no estaba en los planes de nadie, tampoco nos sorprende tanto. Lo que realmente es...