Sin Presente ¿Hay Futuro?

Melena

Es difícil entender el presente de Ferro, y es difícil porque no lo tiene.

No hay nada que defina a este equipo. Porque juega partidos realmente muy buenos (Boca, Belgrano y en menor medida Atlanta) y partidos horribles (San Telmo, All Boys , este) y en este detalles de encuentros, cómo mucho han pasado dos meses.

Y es esta alarmante irregularidad lo que hace que uno se angustie, porque no se puede pasar de jugar un muy buen partido a uno horrible en una semana.

Que no haya rastros de lo bueno y viceversa.

Salimos con Miño al arco, línea de cuatro con Grana, Sosa, Arena y Cáceres. Dos delante de ellos con Gómez y Mosca. Tres en el medio, Ruíz Gómez, Núñez y Villalva. Arriba Gordillo

Ellos con 11 empleados de Fundición Colada Continua.

Empecemos por el final y definamos que Ferro no mereció perder y que fue el único que buscó el partido ¿Sirve de algo? Para nada y por el contrario suma más “bronca” a lo que venimos señalando.

Porque ellos se sacaron el Loto, el Quini y el Gordo de Navidad todos junto en una jugada dónde la defensa durmió, Gordillo le erró a la pelota y el 9, entrando solo por el segundo palo la mandó al fondo.

Ahí se acabó el partido para Villa Dálmine, puso los 11 en su campo, se colgó del travesaño y en de tanto en tanto, algún jugador de violeta se animaba a cruzar la mitad de cancha.

¿Está mal? No, está perfecto, más si estudiaste un poco a Ferro. Un equipo que apuesta a jugar por abajo, a las transiciones rápidas y al pase filtrado. El tema es que, la cancha era un potrero, las medidas de baby y PRINCIPALMENTE los jugadores no acertaban un pase a uno de verde ni a 2 centímetros.

Acá es dónde el equipo no resiste análisis. Para romper el esquema de 11 metido en su área, tenes varias alternativas, pero las dos primordiales serán:

  1. Llenar el área de centros y todos a buscar el “ollazo”
  2. Abrir la cancha, armar sociedades precisas y en corto, para filtrar pases mientras se buscan diagonales

Ferro no hizo ni una ni la otra , porque lateralizó, abrió la cancha pero al momento del cambio de ritmo, de la diagonal sorpresiva, de la pared corta y efectiva…nada de eso pasaba.

Los bochazos eran todos o pasados o cortos y así podían jugar seis siglos que no íbamos hacer un gol ni en una fábrica de Volkswagen.

Ahora bien ¿Es culpa de la táctica o de los intérpretes? Claramente de los dos. De los encargados de la táctica por no darse cuenta o no percibir esto y hacer cambios puesto por puesto, que no modificaban la ecuación y de los jugadores que no acertaban un pase.

No me voy a extender más, no porque no quiera sino porque no sé cuál es la solución. Hay jugadores que saben con la pelota que, un partido frotan la lámpara y en otros parecen que jugaran en ojotas.

No se le cae a los jugadores ni al Cuerpo Técnico, porque ambos han demostrados que tienen con que para, aunque sea, entrar en el Reducido.

Si se resalta la falta de improvisación, no ser (la palabrita de moda) revulsivos o por lo menos tener una rebeldía cuándo las cosas no vienen tan bien.

Estamos en el medio del río lejos de la orilla, la tormenta arrecia, si no nos queremos ahogar será menester entender que cuándo las cosas no funcionan en un partido o desde el banco se cambia el rumbo o desde el campo de juego se cambia la idea.

Se valora la actitud de un equipo que siempre fue al frente, pero con eso, espero que por ahora, no alcanza.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Seguí leyendo

Autoregalo de Cumpleaños

Autoregalo de Cumpleaños

Es una de las pocas veces, sino la primera, en que un cumpleañero se hace el regalo a sí  mismo. Porque esta victoria, en la siempre esquiva Jujuy es toda un regalo de Miño a él y al pueblo...

Pragmatismo y Practicidad

Pragmatismo y Practicidad

Para empezar a analizar este partido con Almirante arranco con algunas definiciones polémicas. Prefiero jugar 90 minutos mediocres, pero con cierta “constante futbolística” a el Ferro que te...

Sin hacer «Bandera»

Sin hacer «Bandera»

No hagamos bandera (para los “millenials” que leen y dicen ¿De qué habla este salame? “Hacer bandera” se usaba hace un tiempo, para expresar que algo no era para tanto) El equipo jugó indudablemente...