Sacando chispas

Pasión

¿Mejoría? Es probable, uno siempre trata de ser objetivo a la hora de analizar el desempeño de Ferro, pero dentro de esa pretendida objetividad, se tamiza con un poquito de optimismo, simplemente porque, más allá de lo transitorio, uno escribe cómo hincha y eso no se lo puede evitar. Es cierto, el equipo mostró una mejoría en casi todas las líneas, hasta ahí podemos estar de acuerdo, pero luego uno no puede dejar de hacer notar algunas cosas. La mejoría duró, con el mencionado tamiz de optimismo, un tiempo. En la segunda etapa volvimos a ser el equipo anodino, sin ideas y repetitivo que venimos siendo todos los partidos. Y uno se ve obligado a pensar si esa mejoría ¿Fue por o a pesar del DT?. Porque a pesar que el amigo Fernández nos diga, en la conferencia de prensa, que los único obsesionados con el dibujo táctico del equipo somos nosotros, la mejor versión de este equipo se vio haciendo lo que más o menos todos veíamos que había que hacer e internamente pareciera que el DT no compartía. Salimos con Miño al arco, línea de cuatro con Grana, Arena, Tarón y Murillo. Dos en el medio con López y Mosca, tres delante de ellos Román, Moreyra y Ruiz Gómez. Arriba Márquez. Sacachispas con 11 jugadores de Sacachispas y con eso basta De la línea de cinco, se pasó a un 4-2-3-1. Se abandonó las presencias inexplicables de jugadores, que cómo ya he dicho, pueden tener calidad, pero se les hacía difícil con tan pocos entrenamientos con sus compañeros. Volvió Moreyra para darle fútbol al medio y armar el triángulo con Mosca y López. Román de entrada para darle vértigo por afuera. Con algo tan sencillo cómo esto Ferro juega compacto y arma juego en el medio, por afuera se suma Grana o Murillo y en esos primeros minutos somos muy superiores al contrario. Ya sé lo que estás pensando “¡Jugamos con Sacachispas!” el cual, para mí, no es más ni menos que Maipú, quien no es ni más ni menos que Belgrano y así podemos llegar a la sencilla conclusión que en este campeonato SOMOS todos espantosos, por lo que el rival queda fuera de todo análisis. Volviendo a le mejoría, digamos que no era muy complicado lograrla, era tan malo lo de Ferro hasta acá que, con haber creado 5 situaciones claras de gol, ya era muchísimo más que lo anterior. Es cierto que el equipo era sólido, Sacachispas no ofrecía mucho en ataque y para sofocarlo bastaba con lo que hacían Arena y Tarón. Lo peor que pasaba era la ineficiencia a la hora de definir, lo tuvo Murillo, lo tuvo Ruíz Gómez, lo tuvo Márquez (El arquero lo bajó cuándo se iba al gol, era clara situación de gol y el árbitro solo le puso una amarilla) Era todo de Ferro y la única manera que ellos hicieran un gol era que nos lo hiciéramos nosotros…y así fue. Despejamos la pelota a cualquier lado, la agarra uno de ellos, centro a media altura desde la derecha, Miño se arroja con los puños, la pelota le pega a Tarón y se mete. Cuándo estás mal, siempre llueve sobre mojado. Final del primer tiempo, tibios aplausos al equipo e internamente todos sospechábamos lo que se iba a venir Y lo que se vino fue lo mismo que venimos viendo todos los partidos. Uno entiende que puede haber cierto nerviosismo por la “impaciencia” que baja de la tribuna, pero no tanto cómo para jugar cómo se jugó. El DT manda a Ellacópulos y Giaccone por Moreyra y Ruíz Gómez. La idea es que el griego arme juego y Giaccone gane por su banda, algo que Ruíz Gómez no hizo en toda la noche. Pero todo se transforma en un desconcierto sin ideas. Mosca y el Griego se superponen en sus posiciones, López no se muestra y aunque el pibe que llegó de Central le pone mas verticalidad al ataque, no terminamos de hilvanar una jugada de riesgo. El tiempo va pasando y Sacachispas apela a todo lo que TODOS hacemos en el momento que estamos ganando. Foules táctico, lesiones inexistentes y empiojar el partido todo lo que pueda. Entra Enzo Díaz por Román y el mensaje ya es claro. Dos nueves y pelotazos que ellos se encargan de despejar uno tras otro. Los que entran ahora son el debutante Penepil y Ayala por Murillo y López. El pibe de lateral izquierdo muestra ganas, Ayala mucho no puede hacer. Cuándo todo parece terminar en derrota, Ellacópulos se la tira a Márquez, el Cuqui tira el centro, la defensa de ellos duerme la siesta y Díaz, solo, la empuja al fondo del arco. Final de un partido que arrancó prometiendo y terminó defraudando. Hay una intención de torcer el rumbo pero cada vez le cuesta más al Técnico hallar respuestas dentro del campo de juego. Los próximo partidos serán definitorio de lo que se puede esperar de este equipo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Seguí leyendo

Autoregalo de Cumpleaños

Autoregalo de Cumpleaños

Es una de las pocas veces, sino la primera, en que un cumpleañero se hace el regalo a sí  mismo. Porque esta victoria, en la siempre esquiva Jujuy es toda un regalo de Miño a él y al pueblo...

Pragmatismo y Practicidad

Pragmatismo y Practicidad

Para empezar a analizar este partido con Almirante arranco con algunas definiciones polémicas. Prefiero jugar 90 minutos mediocres, pero con cierta “constante futbolística” a el Ferro que te...

Sin Presente ¿Hay Futuro?

Sin Presente ¿Hay Futuro?

Es difícil entender el presente de Ferro, y es difícil porque no lo tiene. No hay nada que defina a este equipo. Porque juega partidos realmente muy buenos (Boca, Belgrano y en menor medida Atlanta)...