La Mirada de Freud

Melena

Si Ferro fuera un paciente de un psicólogo, el pobre tipo tendría que trabajar horas extras. No es muy lógico para la “psiquis” del equipo ganar cinco partidos seguido y cuándo parece que encontraste el rumbo, que lo que puede pasar de ahí en adelante es, ganar algunos, empatar otros, perder de vez en cuando, hilvanas cinco fechas más pero esta vez sin ganar.

Y esta marcada irregularidad es lo que el equipo viene arrastrando en el campeonato. Un campeonato que, sacando un par de equipos, todos padecen esta “bipolaridad futbolística”

Por eso este partido con Güemes era fundamental, porque el campeonato avanza y la posibilidad del reducido solo se sustenta en base a que ganes los partidos de local. Seguir perdiendo puntos era complicado.

Salimos con Miño al arco, Grana, otra vez Arena de dos, Díaz de seis y Cáceres. Gómez y Mosca delante de ellos. Tres más adelante con Ruíz Gómez, Torres y Giaccone. Arriba Nuñez

Ya de movida una decisión un tanto sorpresiva de la Dupla, porque ante la ausencia de Enzo Díaz, suspendido por cinco amarilla, se jugaron por Nuñez en lugar de Gordillo y la verdad es que les salió bastante bien.

Porque el pibe es una de apariciones de inferiores, más interesante de los últimos tiempos. Es un delantero “híbrido” que es más un falso nueve que un referente de área, pero puede hacer ambas cosas. Porque si tiene que fajarse con los centrales lo hace, pero si tiene que retroceder unos metros y encarar en el uno contra uno también lo hace.

Esto genera que las marcas de los santiagueños no puedan ser fijas, o lo salen a buscar afuera del área o lo esperan en zona y ahí se abren espacios que podemos aprovechar con la subida de los laterales o con las diagonales de Ruíz Gómez o Giaccone

En esos mencionados primeros minutos, Ferro tomó la iniciativa y en base a ser ordenado y paciente, generó riesgo sobre el arco de los santiagueños.

Gómez robaba todo en el medio y la jugaba mejor, el único problema estaba en que, a la ya habitual intermitencia de Mosca, se le sumó Torres que en una jugada te clarifica todo con un toque y en la otra se demora demasiado para jugar la pelota.

Ellos hacen lo que hicieron todos los equipos que vinieron a Caballito, meterse atrás, abroquelar las líneas y tratar de ver si pueden encajarnos alguna contra cómo para sacarse la lotería.

Éramos muy predecibles y lentos, ya no era paciencia en las transiciones sino que era falta de idea. La más clara del período, cómo no podía ser de otra manera, nace de los pies de Nuñez con un giro, enganche y tiro al arco que mereció ser gol.

Ni bien nos estábamos sentando para ver el segundo tiempo que hacemos el gol. Nace de una muy buena jugada combinada en dónde trajimos la pelota de derecha a izquierda, la toma Nuñez, gambetea a uno y mete un pase filtrado para que Ruíz Gómez defina por entre las piernas del arquero.

El uno a cero abre otro partido. Güemes tiene que salir de la cueva y no tiene idea de cómo hacerlo.

Nosotros cedemos la pelota para tratar de salir rápido en la transición y el partido se hace malo porque entre que ellos no hilvanan una jugada y nosotros estamos acelerados e imprecisos para armar la contra  todo se hace rústico y mal jugado

La Dupla manda a la cancha a Brian Fernández y Villalba por Ruiz Gómez y Nuñez. Es medio extraño el dibujo que arman, porque lo paran a Fernández flotando en todo el frente y el Keko y Giaccone por los extremos.

Casi les da resultado de entrada. Un despeje largo de Arena lo dejan a Brian de frente al gol y casi lo logra con un tiro cruzado.

El partido sigue siendo malo, ellos casi no llegan, solo fuerzan en una jugada aislada a Miño y nosotros no tenemos la pausa que nos podría dar el gol que termine de liquidar el partido.

Antes lo había tenido Mosca, pero el arquero se lo saca de forma increíble.

Si no se pude liquidar, hay que cerrar el partido. Entran Murillo y Ellacópulos por Cáceres y Torres y luego otro pibe, Campos en su debut, por Giaccone.

El final nos encuentra festejando un triunfo por demás justo.

Hay buenas señales de cara al futuro, los pibes que van entrando demuestran que hay futuro en el semillero y que pueden ser una carta de triunfo a futuro.

La llegada de Brian y el Keko le da un valor agregado a la delantera que hoy en día pocos equipos tienen. Habrá que ajustar algunos desacoples, arriesgar un poco más a la hora de la puntada final y el reducido pareciera ser una gran oportunidad.

No somos menos que nadie, se vienen dos fecha claves, porque todos sabemos lo complicado que es Riestra con su pequeño campo de juego y los tres jugadores que habitualmente juegan para ellos, uno con un silbato y dos con banderines en la mano y en la otra fecha viene el, quizás, único equipo distinto del campeonato.

Será una buena prueba para ver si podemos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Seguí leyendo

Sin Presente ¿Hay Futuro?

Sin Presente ¿Hay Futuro?

Es difícil entender el presente de Ferro, y es difícil porque no lo tiene. No hay nada que defina a este equipo. Porque juega partidos realmente muy buenos (Boca, Belgrano y en menor medida Atlanta)...

Sin hacer «Bandera»

Sin hacer «Bandera»

No hagamos bandera (para los “millenials” que leen y dicen ¿De qué habla este salame? “Hacer bandera” se usaba hace un tiempo, para expresar que algo no era para tanto) El equipo jugó indudablemente...

Sin «Plan B»

Sin «Plan B»

No es por ser autorreferencial, no soy quién para autorreferenciarme, pero si algo vengo escribiendo en los últimos comentarios es que a este equipo le falta, entre otras cosas, un “Plan B” durante...