For Ever In The National

Melena

Cómo sabes, si seguis habitualmente esta página, no me gusta autoreferenciarme…pero lo hago siempre. No lo hago por ego, sino porque al comentar todos los partidos de Ferro, fecha tras fecha, la autoreferencia funciona para ver el avance y el retroceso del equipo.

Decíamos, hace dos fechas, que estábamos “reducidos al reducido” y en el comentario anterior que el pero rival de Ferro es Ferro.

Todo eso se vio en el Chaco, porque perdimos por goleada contra un equipo que es muy probable el año que viene esté jugando el torneo de penales en la “Fiesta Nacional de la empanada vegana” y de los cuatro goles que nos hicieron tres y medio se los regalamos nosotros.

Salimos con Jachfe al arco, línea de cuatro con Grana, Arena, Alvarado y Rodríguez. Cuatro en el medio con Campos, Machado, Vázquez y Nuñez. Doble 9 arriba con Herrera y Colombini.

Iba a dar la formación de Chaco, pero me molesta el “For Ever” ¿Por qué en inglés? ¿O es por Eber Ludueña?

Si te van a hacer un gol en los primeros minutos de cada etapa, mucho análisis del partido no se puede hacer. Otra vez salimos dormidos, centro del 4, uno de ellos la cabecea bombeada y ya estamos perdiendo 0-1.

Pero bueno, ignoremos la realidad y vamos a conjeturar un poco cual era la propuesta de Ferro.

Hay algo claro, el plantel está mal armado, quizás más pensado en hacer “vidriera” para el asesor/gerenciador, que en armar algo balanceado y ajustado a un esquema, mucho no podes experimentar.

Los cuatro del fondo, son lo que hay, y podés tener un recambio y no mucho más. Arriba, por las características de los jugadores, podes inventar dos por afuera o el doble 9 que pusimos en este partido y tampoco mucho más. Dónde si podes, más o menos, variar es en el medio.

Porque no es lo mismo Mosca o Erbes que Machado o Vázquez, ahí es dónde Cordon intentó cambiar algo, optando por el uruguayo cómo cinco tapón, algo que a veces cumple Vázquez pero no es su fuerte.

O armar algo más de creación pero menos entrega como ser Mosca (tenía cinco amarillas y no podía jugar) o Erbes.

Pero el gol de entrada cambió todo…o no tanto, porque Ferro se rehízo y encontró el empate quince minutos después. Córner desde la izquierda, el arquero de ellos sale a atender el celu que lo tenía en la mitad de cancha y Herrera de cabeza pone el 1-1.

Hasta ahí y también después se veía que en el medio perdíamos, estábamos partidos, tan partidos que, cuándo queríamos salir jugando de abajo, no había un receptor enlace para asociarse y armar circuitos de juego.

Lo de ellos era simple, presionar arriba, tomar bien a Colombini y Herrera y salir rápido cuando nos robaban la pelota (que era siempre)

El único que quería jugar era Nuñez, porque ni Campos estaba en una buena tarde, pero se diluía en el uno contra uno que habitualmente era “tres contra uno”.

El partido era malo y las únicas “llegadas” (por llamarlo de alguna manera) fueron fruto de errores defensivos de ambos equipos.

De todas formas daba la sensación que, si éramos precisos en  alguna pelota, el partido se podía ganar pero…

Si otra vez, ya en el segundo tiempo nos hacen un gol de entrada. Pelotazo largo desde el fondo, falla Arena en el cabezazo que le queda al puntero de Chaco, encara hacia el arco, tira el centro y la pelota le pega en el cuerpo a Alvarado. El árbitro que venía corriendo desde el puente que cruza Corrientes, ve mano y cobra penal.

Ya hablé demasiado del chiquero de soretes que apadrina Beligoy, son malos, localistas, cobardes e inútiles, pero no nos perjudican porque somos Ferro, nos perjudican y a todo el fútbol porque son imbéciles que no pasarían un psicotécnico para entrar a una Institución para retrasados.

Cambian el penal por gol y el 1-2 nos cae cómo una patada en los huevos. En 10 minutos ellos liquidan el partido porque nosotros no estamos ni arriba ni abajo ni en el medio.

Primero el 9 de ellos toma un rebote ¡Solo en el medio del área chica! Y después Jachfe quiere salir jugando con el pie, pasa la pelota al medio y se la sirve a uno de ellos que define cómo el orto pero igual va al fondo del arco. 1-4 que por el trámite del partido puede ser exagerado pero no por los errores cometidos.

Cordon manda a Villalva y Retamar x Machado y Colombini, y después Palacio x Núñez. Quemamos las naves, quedamos expuestos y aún así no creamos situaciones ante una de las peores defensas del campeonato.

El Keko hace un gol, después de una jugada asociada, que solo sirve para decorar el resultado de un partido que hacía rato estaba terminado.

Seguimos en reducido solamente porque este torneo es lo que fue siempre, un dechado de equipos mediocres que pierden con cualquiera y le gana también a cualquiera.

Se viene una final con Mitre de local y el equipo está desparecido y sin respuestas. Uno imagina cambios para ese partido, pero por lo señalado del plantel, serán cambios de nombre que dependerá de cómo se hayan levantado ese lunes para saber si el equipo puede quedarse con la victoria.

Seguí leyendo

«Viola» dor del reglamento

«Viola» dor del reglamento

Permitime verdolaga ser un poco “Cabeza de termo” y empezar este comentario con una “termeada. Después hablamos de fútbol, pero me tengo que sacar lo que tengo atragantado. Te pregunto ¡¿Cuándo...

Sorpresivo

Sorpresivo

Realmente una sorpresa, porque seamos realista, el panorama no era muy alentador. Dos pobres partidos en la previa, con más dudas que certezas y enfrente un equipo que había ganado los dos partidos...

Sobre Llovido Mojado

Sobre Llovido Mojado

Nadie dijo que iba a ser fácil. Nunca lo fue ni lo será, hasta diría que perder los dos primeros partidos, si bien no estaba en los planes de nadie, tampoco nos sorprende tanto. Lo que realmente es...