En Contra

Melena

Siempre es difícil analizar el primer partido de un torneo. No sabes con qué te vas a encontrar y los amistosos no ayudan mucho para llegar con preconcepto.

En los amistosos, no se había visto mucho, se habían sacado resultados dispares (derrotas y victorias)

Lo que sí entusiasmaba un poco era que, por primera vez en muchos años, se había concretado un mercado de pases interesante, con la llegada de jugadores a los puestos que uno sabía que Ferro necesitaba y con algunas buenas referencias.

Por eso este comienzo que, no le vamos a “sacar el culo a la jeringa”, fue decepcionante preocupa un poco más, que los habituales comienzos decepcionantes al que, lamentablemente, nos tiene acostumbrado Ferro.

Salimos con Saracho al arco (nuevo), línea de cuatro con Murillo (nuevo/viejo) Arena, Lorenzo (nuevo) y Rodríguez. Tres en el medio con Moreyra, Pérez Siri (nuevo) y Mosca. Blanco (nuevo( de enganche y arriba Retamar y López (nuevo)

Estudiantes son todos nuevos…o no, no sé porque no conozco a ninguno.

En realidad este 4-3-1-2 que planteo Cordon, era un esquema que el Técnico no usó o lo hizo muy poco y a veces, según como venía el partido mutaba a un 4-1-3-2 con Pérez Siris más cerca de los centrales y con Ricky Blanco tirándose a la izquierda y después se transformaba en un 4-1-2-2-1-2 y así podría estar todo el comentario tirando números y tratando de entender ¿Cómo se paró en el medio Ferro? Porque lo único que no varío fueron los 4 del fondo y López arriba, el resto de los jugadores se movieron en todas las direcciones, se superpusieron en espacios del campo de juego o nadie estaba en otros espacios, y es en esta dinámica dónde podemos hallar la clave de la derrota.

Porque haber perdido fue justo, es cierto que podría haber sido un empate, pero nunca una victoria.

Ellos son simples, ordenaditos en el fondo, con los dos centrales “comiéndose” al 9 y con los otros dos siempre atentos a lo que podía hacer Retamar, que a las claras, era el único que podía cambiar la ecuación.

El 9 de ellos tirándose un poco más atrás para sacarle la referencia a los centrales nuestro, dos bien abiertos ganándole las espaldas o el mano a mano a Murillo y al Perro si no sufríamos era porque ellos eran un poco ineficientes y porque cuándo podían armar algo aparecía Lorenzo de buen debut.

¿Nosotros? Bien gracias. Blanco y Moreyra chocándose en el medio jugando casi de lo mismo, Mosca se quería hacer dueño de la pelota pero estaba muy impreciso o sus compañeros no se mostraban. Pérez es un cinco tenaz, pero o estaba con la adrenalina muy alta o le costaba ser el único en la función de recuperación, lo cierto es que se excedía en los quites y va a tener que calmar un poco su ímpetu porque sino vamos a jugar con 10 jugadores mucho partido.

Los laterales no pasaban, siempre parecía que ellos eran más y el único que nos ilusionaba un poco era Retamar, también muy aislado, pero que a veces ganaba en el uno contra uno.

Si a eso le sumamos que seguimos fallando en los pelotazos cruzados y en los centros al área, en una pelota le anulan un gol a ellos que, para ser justo, es por lo menos dudosos, porque Saracho pegó un grito de “¡MIA!” que se escuchó hasta en la platea, pero salió a buscarla cómo quien va a descolgar una bermuda en el tender del balcón.

El panorama era desalentador.

Aún así y todo ellos no arrimaron gran peligro y extrañamente una de las más clara fue nuestra, cuándo ya terminaba el primer tiempo, Arena casi la manda a guardar de cabeza en una jugada de pelota parada.

Nos tomamos un helado hecho con material de rezago de la Guerra de Vietnam y nos disponemos a ver el segundo tiempo.

Y acá hago una salvedad, es cierto que perjudica a los dos, pero jugar a las 17:30 de un febrero con más de 37 grados, es una locura de las tantas a las que la AFA nos tiene acostumbrados.

Obviamente ellos a los 5 minutos del segundo tiempo hacen tres cambios y el Gordo, que todos sabemos, uno de sus defectos es que a veces tarda en los cambios ¡Recien a los 30 minutos de la etapa metió jugadores de refresco!

Pero aún con este detalle, hubo una mejoría en el Segundo tiempo. Blanco se paró más a la izquierda y el que copó el medio cómo enganche fue Moreyra. Ahí se vio lo poco de bueno que hizo Ferro, en un par de asociaciones entre Ricky y More, más alguna colaboración de Mosca y por sobre todo, el intento siempre de Moreyra de jugar el pase filtrado, o el cambio de frente que mueva al contrario.

Ojo, nada del otro mundo, pero una mínima rendija para espiar lo que este equipo puede ser.

Ahora sí Cordon manda a la cancha tres cambios Campos, Mussis y Levato x Blanco, Pérez Siri y López. Puesto por puesto, nada raro pero ni mejoramos ni empeoramos.

Mussi entra con el mismo nivel de adrenalina que Perez Siris y a los 5 minutos ya tenemos quilombos, peleas y discusiones.

El partido iba a un 0-0 grande cómo una casa, de hecho entra Gómez por Mosca para cerrar el partido, pero en la penúltima hacemos un foul boludo en la banda izquierda que uno de ellos tira, más o menos, a Fuerte Apache, pero increíblemente le damos una oportunidad más y en la última hacemos otro foul boludo, que esta vez cae en el área, el Perro para coronar una tarde para el olvido, la manda al fondo del arco y nos quedamos sin nada.

Es preocupante este comienzo porque si bien uno no esperaba nada, porque no teníamos contexto, lo que hizo Ferro fue de malo a malísimo. No quiero empezar a poner que el torneo es largo, aunque sea cierto. Por una vez quiero un Ferro que dé la sensación de que va a pelear, que va a ser candidato. Una buena oportunidad será contra Chacarita. Es cierto que todavía hay una etapa de acoplamiento que está faltando, pero es indispensable sacar las conclusiones necesarias para que esa etapa termine rápido.

Hay jugadores para jugar bien y aspirar a algo importante.

Seguí leyendo

«Viola» dor del reglamento

«Viola» dor del reglamento

Permitime verdolaga ser un poco “Cabeza de termo” y empezar este comentario con una “termeada. Después hablamos de fútbol, pero me tengo que sacar lo que tengo atragantado. Te pregunto ¡¿Cuándo...

Sorpresivo

Sorpresivo

Realmente una sorpresa, porque seamos realista, el panorama no era muy alentador. Dos pobres partidos en la previa, con más dudas que certezas y enfrente un equipo que había ganado los dos partidos...

Sobre Llovido Mojado

Sobre Llovido Mojado

Nadie dijo que iba a ser fácil. Nunca lo fue ni lo será, hasta diría que perder los dos primeros partidos, si bien no estaba en los planes de nadie, tampoco nos sorprende tanto. Lo que realmente es...