El cuento de la buena pipa

Clanma

Hay un DT que fracasa, al que una subcomisión le pide la renuncia. Hay integrantes de esa subcomisión que dan un paso al costado. Hay una crisis, claramente. De la que se sale reflexionando. Hay muchos hinchas cansados de la repetición de errores, de la falta de un proyecto claro y concreto. Hace más de 10 años que ven la misma película repetida. Son esos mismos que salen felices después de un 0 a 0 con Douglas Haig y de local (!), simplemente porque aprecian la frescura de los pibes en la cancha, dictaminando cual debería ser la génesis. Y en medio de todo eso, lo que queda de comisión (?) apura en tiempo record la decisión de nombrar un DT cuyo mayor pergamino en su paso anterior en el Club fue tomar un equipo condenado a una promoción que finalmente pasó sin ganar y sufriendo hasta el último minuto. La mediocre campaña posterior, interrumpida por su abandono (uno más, para repetir mediocre campaña en la Selección juvenil) mejor no la incluímos en la estadística.

Conocen el «Cuento de la buena pipa» ? Escribiremos dentro de un tiempo : «Hay un DT que fracasa, al que una subcomisión le pide la renuncia. Hay integrantes de esa subcomisión que dan un paso al costado. Hay una crisis, claramente. Hay muchos hinchas cansados de la repetición de errores, de la falta de un proyecto claro y concreto…………………………………………»

Seguí leyendo

«Viola» dor del reglamento

«Viola» dor del reglamento

Permitime verdolaga ser un poco “Cabeza de termo” y empezar este comentario con una “termeada. Después hablamos de fútbol, pero me tengo que sacar lo que tengo atragantado. Te pregunto ¡¿Cuándo...

Sorpresivo

Sorpresivo

Realmente una sorpresa, porque seamos realista, el panorama no era muy alentador. Dos pobres partidos en la previa, con más dudas que certezas y enfrente un equipo que había ganado los dos partidos...

Sobre Llovido Mojado

Sobre Llovido Mojado

Nadie dijo que iba a ser fácil. Nunca lo fue ni lo será, hasta diría que perder los dos primeros partidos, si bien no estaba en los planes de nadie, tampoco nos sorprende tanto. Lo que realmente es...