Buscando el Camino

Melena

Era una partido clave, porque una derrota irremediablemente iba a crear un clima complicado para adelante. Porque un empate nos mantenía en reducido pero pegado a todos los demás, y una victoria hundía un poco al rival, nos daba aire pensando que el próximo partido es con el puntero del grupo, de visitante.

Partiendo de esta premisa la victoria de Ferro es muy positiva ¿Cuántas veces en estos años en partidos con estas características nos íbamos con las manos vacías y rumiando bronca?

Pero además por momentos se mostró otra cara a la que traíamos.

Salimos con Jachfe al arco, línea de cuatro con Grana, Arena, Alvarado y Rodríguez. Otros cuatro en el medio con Campos, Vázquez, Erbes y Mosca. Dos arriba con Nuñez y Herrera.

Mitre con Sánchez de tres y diez más.

Los primeros minutos son para el olvido. Mitre es superior por la simple razón de pasarse la pelota entre compañeros. Ferro ni eso. Errático, impreciso, con Mosca jugando extrañamente pegado a la raya, sin ocupar el mediocampo, las líneas separadas y sin sorpresa.

Los santiagueños no creaban peligro pero eran más, pero lo que más preocupaba era la poca reacción nuestra que no le encontrábamos la vuelta al partido.

Sin circuito de juego, Campos y Mosca quedaban lejos de los dos de arriba y así no había volumen de juego.

Los laterales se proyectaban pero inevitablemente volvían a empezar la jugada, porque no había desmarques ni diagonales que creara sorpresa o la posibilidad de un receptor que generara algún peligro.

Pero empezamos a mejorar cuándo Vázquez se paró más en el eje, Mosca también se “despegó” de la línea y sobre todo, empezamos a ser más precisos en los pases, pero empezamos a ser más precisos porque el medio se hizo más compacto.

Pese a todo la sensación era que el partido solo se podía abrir si alguien se equivocaba, y por suerte los primeros en equivocarse fueron los de Mitre.

Campos recibe la pelota, los centrales sueltan a Herrera y el pibe le da un pase entre líneas, justo lo que la jugada pedía y el 9 que anda derecho define sin pararla

El partido se pone 1-0 cuándo el primer tiempo se moría y se pone 2-0 cuándo empieza el segundo tiempo. Córner desde la derecha y otra vez Herrera, ganando en lo alto, para marcar.

A partir de ahí se vio lo mejor de Ferro, porque ello empezaron a dejar espacios que nosotros aprovechábamos.

Atrás no sufríamos principalmente porque ahora era a ellos a los que les costaba armar juego asociado.

Cordon manda a Retamar y Machado x Núñez y Erbes, cómo para ir cerrando el partido. El uruguayo te da marca en el medio y Retamar velocidad en el uno contra uno que se iba dando en los espacios que ellos iban dejando.

Después entraron Díaz y Palacio x Herrera  y Campos, para refrescar el ataque y de dos de los ingresados nace el gol que liquida el partido.

Error en la salida de ellos, Machado roba la pelota y habilita con mucha calidad a Díaz que define mano a mano con el arquero.

El 3-0 puede quizás ser un poco exagerado, pero la victoria de Ferro, a esa altura, era inobjetable.

Un buen partido, con momentos flojos, pero que en los noventa termina siendo una actuación convincente. Se viene Chacarita, uno de los equipos que mejor juega en este torneo. Una parada difícil pero que llega en el momento justo para definir si el equipo puede rendir pensando en un reducido, pero antes de ello, con vista a las cinco fechas finales que van a ser a todo o nada.

Seguí leyendo

Equipo Pingüino

Equipo Pingüino

El pingüino es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, además claro está , que el ser humano y este Ferro de Cordon que pasa las fechas y no solo no le encuentra la vuelta sino...

Ya Aburre

Ya Aburre

Y si, ya aburre porque no es lo mejor, cada vez que analizamos los partidos de Ferro, tener que empezar con una crónica policial relatando cómo nos roban fecha tras fecha. Porque los árbitros del...

Demasiado Buen Anfitrión

Demasiado Buen Anfitrión

Empatar un partido 2 a 2 luego de ir perdiendo 0-2 desde el primer tiempo, tendría que ser un motivo, por lo menos, de satisfacción. Es cierto que está el atenuante que jugamos con un jugador más...