Bienvenidos al Nacional «B»

Melena

¿Había que ganar cómo fuera? Algunos me contestaran “Siempre”, pero más allá de eso, era cierto que Ferro necesitaba una victoria cómo agua en el desierto. Porque la sensación generalizada era que los malos resultados obtenidos hasta esta fecha, eran producto de una performance futbolística pero atravesada por una gran parte anímica.

La famosa sensación de “equipo que se acostumbra a perder” sobrevolaba Caballito pese a las pocas fechas transcurridas.

Ya se empezaba a hablar del DT, de cuantas fechas darle, de su porcentaje de efectividad y especialmente en las redes sociales, la sensación era insostenible de una manera insólita por lo poco de desarrollo que tiene uno de los torneos más largo de la historia, pero quizás entendible por los años de frustraciones que lleva Ferro.

Quizás por ello, se vio a un Ferro distinto y con otra impronta.

Veamos.

Salimos con Miño al arco, línea de cuatro con Grana, Faggioli, Alvarado y Romero. La innovación de otros cuatro en el medio con Palacio y Villalba por afuera y Erbes con Vázquez en el medio y un doble pivot de referentes de área con Colombini y Herrera.

Hoy si, nada me detiene para dar la formación completa de Asociación Mutual Social y Deportiva Atlético de Rafaela…¿Mutual? No, no puedo hacerlo.

Sara leyó bien el partido y la actualidad del equipo, apostó al inefable 4-4-2 pensando en…ni idea que planteo porque a los siete minutos y cuándo no había pasado mucho en el partido, nos pusimos en ventaja. Villalba abre para Romero, centro del lateral que baja Herrera y Erbes que la aguanta y define.

De entrada la responsabilidad del partido pasa a Rafaela. Ferro se para con Vazquez en la recuperación y Erbes parado más adelante colaborando. La idea es que Palacio colabore con Grana y el Keko con Romero, pero al ex River le cuesta el “chip” de la marca y por ese lado el pibe se la banca cómo puede, pero es por ahí por dónde Rafaela trata de llegar.

A la hora de tener la pelota el Verdolaga era directo, saltar líneas para el pivoteo de Colombini o Herrera sea para bajarla hacia el medio, abrirla a los laterales o aguantarla contra la marca de Rafaela.

La pelota la tienen ellos pero no saben mucho que hacer con ella. Hubo algunas aproximaciones por el medio, por desatenciones nuestras.

Se veía otra vez dos equipos, uno que era capaz de crear peligros en asociaciones rápidas y el otro que a veces dejaba espacios en lo defensivo y que cerraba con lo último para evitar el gol del contrario.

Lo tuvo Palacio después de una buena jugada asociada, pero en definitiva el que lo empata es Rafaela. En un córner desde la izquierda, la juegan corta, un poco nos dormimos, al punto que uno de ellos tira el centro y el 4 entrando entre los dos centrales, empata de cabeza.

El empate nos golpea en la mandíbula y Rafaela se nos viene, por fortuna el primer tiempo termina.

Para el segundo sabemos que el partido va a ser de aguantar. El DT de ellos manda a Cristian Llama (si, lo nombro porque este se lo merece) y desde su claridad para el juego nos empiezan a complicar, pero a su vez también a dejar espacios que, en una de esas, se podían aprovechar…y a los 17 armamos una linda contra, con un pase exquisito del Keko para la llegada de Palacio que define picándola y pone el 2-1.

El DT lee lo que se viene y mete tres cambios Olmedo x Villalba, Boolsen x Alvarado y Rodríguez x Romero. La idea es que el ex Armenio tenga la pelota y juegue rápido, el Perro por Romero porque el pibe de buen partido,  estaba fundido por lo que había corrido  en una cancha con un clima que ponías masa en el campo de juego y a los 5 minutos sacabas un pan quemado y Boolsen para sacar lo que tiraran por arriba, algo en lo que Alvarado había sufrido.

Rafaela se aproxima y todo se juega en el campo nuestro. Colombini y Herrera que en el primer tiempo habían hecho un correcto partido en su función ahora miraban o funcionaban como la primera línea de defensa.

Sara manda a Arena x Faggioli y a Tarón x Palacio. Armar una línea de cinco, ver si Olmedo con alguna corrida, Erbes con alguna asistencia a los 9 podían lograr algo y cerrar el partido.

La victoria es indispensable y el equipo lo entiende así, somos ordenados, Arena y Taron sacan todo lo que tiran por arriba pero principalmente dominan a Bieler y no lo dejan recibir tranquilo. Hacemos tiempo, nos tiramos al piso y jugamos a límite.

Ellos se van cayendo a medida que pasan los minutos y se repiten en centros al área dónde no pasa mucho.

El final nos encuentra apretando el puño y para que se corte la luz en todo Rafaela (real)

Se jugó de una manera que, puede gustar a o no, pero es válida. Se saltó líneas cuándo no se podía jugar, se aguantó ordenado cuándo ellos se nos venían, se hizo tiempo y se le pegó de punta para arriba cuándo había que hacerlo. Si es lindo o no esa es otra discusión.

Lo que si, si la idea va a ser jugar de esta manera, habrá que ajustar desatenciones que provocan más de un problema. Ser más inteligente al momento de la segunda pelota pensando mejor cómo jugarla.

Sara en el post partido nos decía que esto es “un maratón y no una carrera de 100 metros” que hay que ir de a poco y bajar la ansiedad que provoca que el equipo sienta una presión que, por ser los primeros partidos de un torneo, no tendrían que tener.

Se salta líneas, se marca con 9 cuándo se va ganando, se hace tiempo en el final y se mete con los dientes apretados

Bienvenidos al Nacional B

Seguí leyendo

«Viola» dor del reglamento

«Viola» dor del reglamento

Permitime verdolaga ser un poco “Cabeza de termo” y empezar este comentario con una “termeada. Después hablamos de fútbol, pero me tengo que sacar lo que tengo atragantado. Te pregunto ¡¿Cuándo...

Sorpresivo

Sorpresivo

Realmente una sorpresa, porque seamos realista, el panorama no era muy alentador. Dos pobres partidos en la previa, con más dudas que certezas y enfrente un equipo que había ganado los dos partidos...

Sobre Llovido Mojado

Sobre Llovido Mojado

Nadie dijo que iba a ser fácil. Nunca lo fue ni lo será, hasta diría que perder los dos primeros partidos, si bien no estaba en los planes de nadie, tampoco nos sorprende tanto. Lo que realmente es...