Crónica de madera

Crónica de madera

No creo en los títulos nobiliarios, en la sangre de príncipe ni en los beneficios superfluos que otorga una corona. Pero cuando fuiste un par de veces capanga en el feudo de la gloria es, al menos, mezquino trocar en el mercado recuerdos gloriosos por ilusiones...

Vizca Chino, Vizca Caballito

El chino probó de todo (por dos pesos): supermercado, tintorería, tenedor libre y demás. Luego de tanto peregrinar, adaptó una tradición milenaria: gritar goles con la encía. Con la lengua. Con la amígdala campaneando el grito menos autoritario de todos los gritos. El...